jueves, 22 de noviembre de 2012

El ratón de los dientes

Anoche hablé por Skype con una tía en Santiago. Nos contó que se le había infectado una muela y se la habían tenido que sacar. Esto me dio pie a hacer una gracia y preguntarle si le había dejado platita el ratón de los dientes. Y me recordó un tema para escribir en el blog, pues en España este ratón tiene nombre y es el ratoncito Pérez.

Curiosamente, según la Wikipedia, en casi todo el mundo hispanohablante se conoce como ratoncito Pérez al personaje que nos deja dinero cuando se nos cae un diente. Las excepciones son Chile y algunas regiones de México.

Dentro de España también hay algunas excepciones. En Cataluña de lo conoce como l'Angelet (el Angelito), en Vizcaya como Maritxu teilatukoa (Mari la del tejado) y en Cantabria L´Esquilu de los dientis (La Ardilla de los dientes).

La tradición hispana de este ratón es originada por un cuento ideado por el jesuita Luis Coloma para el futuro rey Alfonso XIII. En 1894 Alfonso perdió un diente a la edad de 8 años y Coloma decidió escribir el cuento para consolar al príncipe. El cuento fue popularizándose y el personaje caló en la cultura hispana. Parece ser que Coloma se inspiró en el libro Cuentos, oraciones, adivinanzas y refranes populares (1877), en el que aparece un personaje con el mismo nombre, marido de la Ratita Presumida.
Luis Coloma,
autor del personaje del Ratón Pérez
En el Centro Virtual Cervantes se puede leer el cuento completo. El personaje es tan popular que el Ayuntamiento de Madrid le ha dedicado una placa en su lugar de residencia según el cuento, la calle Arenal, 8. Además ha dado lugar a varias películas, una de ellas bastante reciente
Placa conmemorativa en Madrid
El 9 de enero de 2012, fecha del 161 aniversario del nacimiento de Coloma, Google le dedicó un doodle al personaje.
Doodle homenajeando a Luis Coloma
No obstante hay que reseñar que la tradición de dejar dinero a los niños cuando pierden los dientes no se origina con el cuento. En diversas culturas europeas, incluyendo en la península ibérica, hay registros de esta costumbre desde mucho antes de 1894.

En el mundo angloparlante se encarga de ello Tooth Fairy, en Italia Topolino, y en Finlandia Hammaspeikko. El registro más antiguo de esta costumbre, según la Wikipedia, es del siglo XIII, en el libro de mitología islandesa, la Edda.

12 comentarios:

  1. Yo soy chilena y considerablemnte menor que usted y hasta donde yo se en Chile tambien se llama ratón Perez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá se deba a la región en la que vive o su entorno social. Me encuentro en Papudo y el pasado sábado 4 de enero encargué una en cuesta a la empresa RNT Demographic Analytics (mi prima Renata, de 9 años). Le preguntó a 26 veraneantes si conocían el nombre del ratón. 22 niños,3papás, y una mamá. Uno de los ninños no contestó, los otros 21 y los 3 papás no sabían el nombre y la mamá sí lo sabía... Porque lo había visto en una película.

      Eliminar
  2. No conocía la historia del ratón Perez, en Argentina también tiene ese nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que en lagunos países de Latinoaméric aconserve el apellido y en otros no. Muchas gracias.

      Eliminar
  3. como dicen varios, en Chile se entiende por "Ratón Perez" si bien en se tiende a hacer coloquial todo, se le llama "el ratoncito" simplemente, pero se entienden las demas acepciones... por darte otro ejemplo lo "el Viejito Pascuero" es el término que casi en su totalidad usan los chilenos para referirse a Papa Noel, sin embargo, tanto Papa Noel, Santa Claus, Santa Clos o Sán Nicolás, son entendibles por los chilenos para referirse a aquel anciano amable que reparte regalos en noche buena, generalmente en las escuelas se enseñan desde niños.

    ResponderEliminar
  4. Tengo 70 años. En mi infancia tanto mis padres como mis tías me contaron que el Ratón Pérez (así: ratón, no diminutivo) me dejaría un regalo si yo, antes de irme a la cama, tiraba al techo de la casa el dientecido caído. El cuento que terminaba: "el ratón pérez se cayó a la olla y la hormiguita lo siente y lo llora" nunca me gustó mucho. Me parecía cruel.Gracias por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Si le soy sincero no he leído el cuento, desde luego es un final muy cruel. Aunque la mayoría de los cuentos infantiles suelen tener un punto de crueldad si los leemos bien.

      Eliminar
  5. Desconocía la historia de del Ratón Perez, como le llamamos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llamáis en Argentina igual que en España entonces.

      Eliminar
  6. Soy de Chile, mediana edad. Yo sólo conocía el cuento del Ratón Pérez que se cayó a la olla y la Hormiguita lo siente y lo llora....es otro su origen, me parece mexicano y tiene una segunda parte en la que el Ratón Pérez se salva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia del Ratón Pérez que se cayó a olla es moralizadora. Esto quiere decir, enseña a los niños a no desobedecer. Ese es el tema de fondo. Les esto en pdf estudios y variantes del Ratón Pérez www.redalyc.org/pdf/356/35630152020.pdf Todos cuentos dejan una enseñanza.

      Eliminar
    2. No conocía esta versión, gracias viejana y Duyart por compartirlo. Efectivamente los cuentos suelen servir para enseñar a los niños (obedecer, no irse solos al bosque, no aceptar dulces de extraños, no mentir...). Era una forma subrepticia de hacerlo.

      Eliminar