viernes, 22 de mayo de 2015

Cosas de casa. Tercera parte

Concluimos la trilogía de palabras domésticas que son diferentes en Chile. Si no has hecho ya puedes leer aquí la primera parte y la segunda.

Por las ventanas entra la luz del sol y las miradas de los vecinos, así que a veces nos gusta poner algo que la tape, hay consenso en ambos continentes de usar las cortinas, pero a veces además usamos una celosía formada de tablillas fijas, en España ñas llamamos persianas, y en Chile cortinas, a veces distinguen entre las cortinas “de tela” y las “enrollables”. No sé cuántas veces me ha dicho mi mujer que corra la cortina y yo he corrido la de tela para luego decirme “no, la otra”, y yo “ah, la persiana”. En cambio si las tablillas son móviles (de esas que con un manubrio se giran 90 grados y dejan pasar la luz o no), ambos las llamamos persianas.

Cortina viene del latín, mientras que persiana tiene un origen más curioso. Como leí en el blog de Alfred López hace no mucho, en Francia importaban unas cortinas especiales que venían de Persia, por lo que las llamaron persienne, es decir persa. En España en vez de traducirlo directamente lo adaptamos como persiana.

Los chilenos usan las agrupaciones de casas como “cuadras”, mientras que los españoles tradujimos del inglés “manzanas”. Curiosos ambos términos, pues en las viviendas ya no solemos tener caballos ni sembrar árboles frutales. Además los chilenos tienen la particularidad de medir las distancias por cuadras. Da igual que la cuadra mida 100 metros o 600 metros. Los lugares están a 4 cuadras, a 8 cuadras, a 15 cuadras. En el pasado tenía sentido porque los españoles diseñaban las ciudades coloniales (no así las autóctonas de España que eran un laberinto alimentado por las distintas culturas que habitaron el país, principalmente la goda, la árabe y la judía) en forma de tablero de ajedrez, con cuadraditos iguales, y en los cascos viejos de las ciudades chilenas es una medición precisa. Los españoles, o al menos los madrileños, medimos las distancias en tiempo andando. Si algo está a un kilómetro decimos que está “a 15 minutos”. Si algo está a 2 kilómetros está “a 15 minutos” y si está a 4 kilómetros está “a 15 minutos” y así sucesivamente. Dicen que Einstein desarrolló su Teoría de la Relatividad preguntando por direcciones en Madrid…

Sobre el fenómeno de las cuadras habló Zorobabel Rodríguez en Diccionario de chilenismos en 1875:
CUADRA.
No es en verdad curioso que no aparezca en los diccionarios de la lengua esta palabra en su sentido de medida de lonjitud? Pues no la hemos encontrado en ninguno. El de Salva, que es el que mejor la trata, nos la presenta como un provincialismo que en la isla de Cuba indica «el frente que ocupa una manzana de casas» i en el Perú «Luna porción de tierra de sembradura.»
¿Cuál es entonces el oríjen de llamarse cuadra nuestra medida (ya legalmente abandonada) de ciento cincuenta varas lonjitudinales, o de 22,500 cuadradas? Lo ignoramos. Lo que sí advertiremos porque nos consta es que en el Sur del Perú el terreno de sembradura no se mide por cuadras sino por topos, que contienen, si no recordamos mal, 5,000 varas cuadradas cada uno.
Cuadra es anticuado en España por sala principal de una casa.
«I entre tanto se podrán vuesas mercedes entrar a sentarse a la cuadra. Ellas entraron por el patio en una sala bien aderezada.»
(M. Alemán. — Guzman de Alfardche.)
En Chile no es anticuado en esta acepción, aunque el buen tono pide ya que se diga salon i en pocos años mas no se oirá dicer cuadra a nadie.
Respecto a manzana, de nuevo Alfred López nos saca de dudas en su blog:
El término ‘manzana’, para definir a una isla urbana o un grupo de bloques de pisos/casas rodeados por cuatro calles, proviene de la palabra ‘mansana’ la cual fue popularizada por Ildelfonso Cerdà  a mediados del siglo XIX. Este importante urbanista (creador del plan que lleva su apellido y que transformó la estructura urbanística del dentro de la ciudad de Barcelona), utilizó el término ‘mansana’ inspirándose en la idea del ‘manso feudal’, la cual se refería a la agrupación de porciones de tierra cedidas por el ‘señor feudal’ a las que rodeaban las casas de los siervos que las trabajaban.
Los nuevos barrios chilenos eran “las villas”. En general para familias de clase media-baja o media. En España el equivalente sería el barrio, puesto que villa en España es una localidad con un privilegio especial otorgado por el rey. También se llama así a casas (normalmente lujosas) en el campo.

La entidad administrativa que gestiona el conjunto de hogares en un lugar se llama municipalidad en Chile y ayuntamiento en España. Son sinónimos y municipalidad la encuentro por primera vez en el Nuevo diccionario de la lengua castellana de Vicente Salvá de 1846, que dice que es una “voz que va introduciéndose sin necesidad en lugar de ayuntamiento ó concejo”. Parece que a Salvá no le gustaba este neologismo.

El territorio gestionado por la municipalidad es la comuna en Chile. En España el término comuna se relaciona con un asiento de hippies. Cuando mi polola me contó que en Chile vivía en la comuna de Maipú me la imaginé semidesnuda, hasta arriba de marihuana y disfrutando el sexo libre. Pero no, no era para tanto. Comuna viene de común y es lógica la evolución de la palabra.

En España se le llama municipio, o localidad o más genérico,  población. Pero población en Chile es un grupo de casas extremadamente precarias y generalmente conflictivas, que suelen acortar como “pobla”. Mi suegra casi se escandaliza cuando le dije que crecí en Arganda, una población de Madrid. Las poblaciones de Chile están compuestas por “medias aguas”, el equivalente en España es “chabola”.

Chabola viene del euskera txabola, que significa cabaña, y fue aceptada por la RAE tan sólo en 1936 como choza o caseta. En Chile población podría derivar del acortamiento de población callampa, así se llamaba a estos asentamientos porque aparecían como callampas (setas) en los jardines.  Callampa proviene del quechua ccallampa. Otra forma de denominarlas es mediagua. El motivo es que en épocas menos prósperas se construyeron en América casas pequeñas como soluciones temporales para gente necesitada, estas casas generalmente tenían el tejado con una sola caída en lugar de dos, de forma que sólo desalojaba el agua en caso de lluvia por uno de los lados. Por ese motivo se les llamó mediaguas.

Finalmente, hablando del pago de la casa, cuando uno se mete en una hipoteca debe pagar un plazo mensual que incluye amortización del préstamo e intereses. Mi sorpresa fue cuando en Chile escuché que a este pago se le llama dividendo. Como economista me chirría mucho el término, pues en sentido financiero el dividendo es el reparto de beneficios que hace una empresa entre sus accionistas. Es como si el banco fuese dueño de la unidad familiar y pidiese el pago de una proporción de los beneficios de la familia. No he encontrado el origen de esta perversión del término. Me encantaría conocer su historia.

Con tantas diferencias ya os habréis perdido, os dejo un pequeño glosario para resumirlas:
Castellano chileno
Castellano español
Hogar
Casa (hogar)
Casa
Casa (vivienda)
Departamento (vivienda)
Piso
Departamento (empresa)
Departamento
Piso (asiento)
Taburete
Piso (alfombra)
Felpudo
Living
Sala de estar o Salón
Pieza
Habitación o Dormitorio
Muralla
Pared
Pandereta
Tabique
Tina
Bañera
Darse una tina
Darse un baño o bañarse
Bañarse
Darse un baño o darse una ducha
Frezada
Manta
Plumón (cobertura cama)
Edredón
Plumón (cojín)
Cojín
Cortina de tela
Cortina
Cortina enrollable
Persiana (de tablillas fijas)
Persiana
Persiana (de tablillas móviles)
Cuadra
Manzana
Villa
Barrio
Municipio con privilegios reales
Villa
Municipalidad
Ayuntamiento
Comuna
Municipio
Asentamiento hippie
Comuna
Población (callampa)
Asentamiento de chabolas
Mediagua
Chabola


Si te gustó el artículo recuerda que me puedes seguir en Facebook y Twitter

jueves, 21 de mayo de 2015

Cosas de casa (Segunda Parte)

Seguimos con las cosas de casa. Antes de seguir con nuevos términos, dos españolas en Chile me han compartido sus anécdotas y me han descubierto un par de apuntes sobre los términos de los que hablaba ayer. 
Foto de Joaquín tomando su tina o baño - tomada por Montecruz Foto

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cosas de casa (Primera parte)

El lenguaje nace dentro del seno de la familia, la necesidad de comunicarse con sus progenitores es el primer estímulo para hablar de los bebés. Necesitan hacer saber a sus cuidadores sus necesidades. Pero en ese entorno familiar resulta que el castellano usado en Chile y en España tiene sus matices. En esta entrada y la que viene trataré de reflejar todas las diferencias lingüísticas relativas a la vivienda que he podido recordar, y seguro que me dejaré unas cuantas en el camino.
Foto de Cezar Suceveanu

martes, 12 de mayo de 2015

Palabras robadas: Sexo

Este fin de semana pasado tenía dudas sobre qué tema abordar esta semana en el blog, pero me encontré con una publicación en Facebook que me resolvió la duda:

lunes, 4 de mayo de 2015

martes, 28 de abril de 2015

Sobre azul

Hace unas semanas mi cuñada y yo vimos la película El Salto, de los hermanos Coen. No voy a entrar a valorar la película, es muy cuática y los hermanos Coen tienen un estilo muy peculiar que la gente ama o detesta (yo en particular amo y detesto varias de sus películas, sin ir más lejos). En un momento del principio de la película el personaje interpretado por Tim Robbins trabaja como mensajero y le encargan entregar una carta muy especial. Mi cuñada se preguntaba si sería un sobre azul. “¿Un sobre azul?” pregunté yo. No tenía ni idea de a qué se refería y me explicó que en Chile se usa el “sobre azul” para despedir a alguien.

Imagen de Dennis Skley

viernes, 24 de abril de 2015

Arica

El 25 de abril conmemoramos la fundación de Arica, bueno, la fundación… como suele ocurrir en estos casos Arica estaba habitada desde milenios atrás por poblaciones autóctonas, hasta que llegaron los españoles y decidieron fundar un asentamiento donde ya vivía gente. El 25 de abril de 1541 fue uno de esos casos, y Lucas Martínez Vegaso (o de Begazo) fundó esta ciudad.
Panorámica de Arica
Foto de Heretiq