viernes, 13 de marzo de 2015

Zapallar

Hoy voy a hacer algo rompedor, voy a homenajear una comuna que cumple su nonagenonovenisario o algo así. El año que viene veréis notas celebrando el centenario de Zapallar, pero yo me voy a adelantar y voy a celebrar sus 99 años. Y es que el 14 de marzo de 1916 Zapallar obtenía su acta de comuna.
 
Zapallar, foto de Michael Lejeune
La historia de Zapallar está ligada a Catapilco. En 1590 un soldado español recibe como premio a sus servicios en la Guerra una hacienda chilena que pertenecía al cacique Gaspar de Catapilco. Estas tierras van pasando de generación en generación hasta que llega a manos de Francisco Javier Ovalle Errázuriz, que decide buscar cal hidráulica para hacer cemento y necesita un puerto cercano para poder transportar la mercancía, así se crea el puerto de Zapallar.

El puerto, ubicado a 80 kilómetros al norte de Valparaíso, tiene poco recorrido, cuando se construye el ferrocarril que lo conecta con Valparaíso deja de tener utilidad. En 1869 Melchor Concha i Toro ordena que el teniente administrador del puerto de Zapallar se desplace a Valparaíso y que el puerto dependa administrativamente de Papudo al considerar que "el comercio carece de importancia".

El Diccionario Toponímico de Francisco Solano Asta-Buruaga y Cienfuegos habla así de Catapilco y Zapallar:
Zapallar (Puerto del).-—Está situado en la costa del departamento dé Ligua por los 32° 33' Lat. y 71° 29' Lon., á seis kilómetros al S. de Papudo y cercano al O. de la aldea de Blanquillo. Es de limitada concha y de regular surgidero para buques medianos. Se halla habilitado como puerto menor desde julio 28 de 1847. Contiene un caserío de 212 habitantes. Se le ha llamado Herradura del Zapallar.
 Catapilco (Laguna de).-—Rebalsa de agua que, inmediata á la playa del Pacífico , entre los límites de los departamentos de Ligua y Quillota, se forma de los derrames y quebradas de la serranía cercana al oriente. Se prolonga de E. á O. en una extensión de cuatro kilómetros con un ancho de uno á dos, y desagua por su extremo occidental en los 32° 38' Lat. al S. del puerto Zapallar. En el principal arroyo ó pequeño riachuelo que recibe por el E. existen lavaderos de oro, que han tenido alguna importancia.
Olegario Ovalle, hijo de Francisco Javier, veranea por Europa, conociendo la Costa Azul y Biarritz. En Chile aún no existe esta aristocrática costumbre y cuando fallece su padre en 1884, Olegario recuerda sus paseos a la playa con su familia en la década de los 50 y se le ocurre que el pequeño puerto de su hacienda bien podría competir con Niza y levanta una casa en Zapallar, a la vez que invita a sus amigos a acompañarle, regalándoles terrenos con la condición de que levanten una casa en dos años. También traza las calles, sinuosas en la parte cercana al mar, destinada a sus amigos y cuadriculada en la parte alta, destinada para sus trabajadores.
 
Olegario Ovalle Vicuña
Retrato extraído del libro La encomienda de Catapilco, de Javier Pérez Ovalle
Sus amigos no responden tan bien como él esperaba, algunos preferían Cartagena, otros veían las tres horas en carreta por caminos polvorientos desde la hacienda de Catapilco una barrera insalvable, que la playa era demasiado pequeña… pero bueno, hubo unos pocos visionarios que acompañaron a Olegario Ovalle, empezando por Manuel Vallador. Entre los amigos que se animan hay un grupo de alemanes entre los que se encuentra Rodolfo Lenz.

A pesar de la oposición de su familia y los aprietos financieros el proyecto de Olegario Ovalle va avanzando, aunque el pobre no alcanza a ver Zapallar en su explendor, y fallece en 1904.

En 1906 un terremoto acaba con casi todas las casas y hay que volver a levantarlas. Como los propietarios no son precisamente mileuristas levantan unas casas que échate tú a reír. Sólo hay que ver la casa Aldunate, de estilo Tudor, o la casa Ossandón, de estilo español. En 1908 es invitado a veranear Manuel Mackenna (les suena el apellido, ¿no? otro mileurista) y queda tan encantado que es el principal promotor de Zapallar y no ceja en su empeño hasta que consigue que en 1916, bajo la presidencia de Juan Luis Sanfuentes, Zapallar se independice de La Ligua. Cachagua y Catapilco también se separan el mismo día.

Esto permite poder dedicar recursos a las mejoras que necesita el municipio. Luz eléctrica, agua potable, calles llegan en las siguientes décadas.

Hoy en día Zapallar tiene algo más de 5,000 habitantes y es un exclusivo lugar. Por cierto para los chilenos el nombre de Zapallar no tiene mucho misterio, en España, como no usamos el término zapallo, no lo vemos tan claro, hay que explicar que zapallo es una calabaza y por tanto zapallar es un campo de calabazas.

3 comentarios:

  1. Hola, quisiera saber si este lugar tiene infraestructura para el turismo, muchos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y casas que se rentan para veranear, fines de semanas, vacaciones invierno y verano, tiene servicio de urgencia de salud, hotel, supermercados, locomoción con conección a Viña, Valparaíso, Santiago, Catapilco, La Ligua.

    ResponderEliminar