martes, 14 de mayo de 2013

Papudo

El 14 de mayo de 1927 se independiza de La Ligua la municipalidad de Papudo. En el primer artículo de toponimias ya hablé del origen del nombre, relacionado con la papada del cacique que se encontraron los españoles al llegar. Hoy profundizaremos un poco en la historia de este pueblo.
El Chalet recart, según mi mujer "El castillo"
(¿?)

Alonso Quintero cruzó por primera vez el Atlántico en 1504. Entre sus compañeros de expedición se encontraba un joven llamado Hernán Cortés. 15 años después Cortés se vuelve a encontrar con Quintero y lo convence para que participe de su conquista a las tierras mexicanas.

Pero lo interesante llega 20 años después, cuando la disputa con Francisco Pizarro por el control de Cuzco fuerza a Diego de Almagro a buscar fortunas al sur, iniciando la exploración de Chile. Almagro abre la vía a pie pero ordena que 3 naves exploren el litoral para reencontrarse con ellas más adelante. Alonso Quintero capitanea una de las naves, el Santiaguillo.

A mediados de mayo de 1536 el Santiaguillo llega a una bahía que por su forma protege a la nave de las mareas. Es la única superviviente de la expedición. En la playa contacta con unos indígenas que se encontraban pescando por allí pertenecientes a la etnia de los camachangos o changos. Su líder, de amplia cara, es nombrado por los españoles Carande (cara grande) y como también les resulta peculiar su papada (o como dicen en Chile doble pera) nombran esas tierras como Papudo. Estos indígenas podrían estar asentados en las salinas de Pullally (que podría significar arañas) y donde hoy se encuentra Punta Puyai.

Posteriormente Quintero seguiría su expedición hacia el sur bautizando con su apellido la bahía de Quintero, y llegando a Valparaíso, donde se reuniría con Almagro y sus huestes.


Pedro de Valdivia pasó por Papudo y según unos textos escritos en unas piedras papudanas que lo conmemoran en 1545 la describió como
“Entre todas las tierras del Nuevo Mundo, el puerto de Papudo ha una extremanza de abondamiento e de bondad mas que otra tierra ninguna. Es como el paraíso de Dios: Tiene suave templanza de clima, grandes e severas montañas e tierras fértiles cubierta de ganad”

Sin embargo he estado buscando dicha carta y no la he encontrado. Se supone que está fechada en el 8 de octubre de 1545 y se la envió a Carlos V, pero ni en Wikisource ni en la Universidad de Chile  las recogen. Sí hay una carta fechada en septiembre deese año,pero que no menciona a Papudo.

La siguiente visita ilustre la haría García Hurtado de Mendoza.

Andrés Hurtado de Mendoza, perteneciente a la dinastía de los Mendoza, nobles influyentes en Castilla, fue nombrado virrey de Perú en 1555. Su hijo García, que se había fugado de casa para destacar en las guerras bajo las filas del emperador, le solicita viajar con él, a lo que su padre accede.

De camino a Perú Jerónimo de Alderete, el recién gobernador de Chile, fallece. En tierras chilenas hay dos caudillos que podrían acceder al puesto de gobernador, Francisco de Aguirre y Francisco de Villagra, pero sus diferencias son irreconciliables, así que Andrés pitutea a su hijo García, que parte en 1557 hacia Chile a tomar posesión.

García Hurtado de Mendoza, de carácter guerrero, como demostró cuando se fugó de casa para unirse al ejército, arresta a Villagra y Aguirre y ni siquiera pasa por Santiago. Va directo a Concepción a conquistar a los indígenas. Tras años de guerras –con relativo éxito- y abusos, tiene conocimiento de que el rey ha reemplazado a su padre y nombrado un nuevo virrey y gobernador de Chile, por lo que decide retornar.

Por primera vez llega a Santiago y allí se entera de que el sucesor de su padre ha muerto por lo que sigue al mando. Pero en 1560 su padre fallece y esta vez sí regresa a Perú, no sin antes hacer una parada en Papudo en 1561.

Posteriormente llegaría a Lima, se le acusaría de casi 200 delitos, huiría a España, allí convencería al rey de su buen gobierno de Chile y más adelante volvería como Virrey de Perú. Pero eso es otra historia.

La siguiente visita reseñable a Papudo la protagonizó el inglés Francis Drake, pirata para los españoles y héroe para los ingleses. En 1577 recibe el encargo de la Reina de Inglaterra de dañar los intereses españoles en las costas del Pacífico. En agosto de 1578 saquea Valparaíso y  antes de hacer lo propio en Coquimbo descansa en Papudo por 5 días. En este viaje Drake y su tripulación se convertirían en los segundos en dar la vuelta al mundo.

Como en casi todos lugares visitados por el corsario se empezaron a originar rumores y leyendas sobre su tesoro, y en unas cuevas del municipio de Papudo se dice que están aún escondido su botín.

Los siguientes siglos son menos interesantes para la farándula y hasta el siglo XIX la zona vuelve al anonimato. Las tierras se van heredando de unos terratenientes a otros y a mitad de dicho siglo las familias pudientes empiezan a viajar en verano a estas tierras en busca de un balneario.

Por cierto, maticemos lo de balneario, que la primera vez que leí una guía turística chilena me sorprendió la cantidad de balnearios en Chile, y es que en España entendemos balneario como unos baños públicos, normalmente con fines medicinales o relajantes, mientras que en Chile es un lugar donde uno se puede bañar (y esa es otra, que con lo heladas que son las aguas del Pacífico y lo templado de las temperaturas no entiendo lo de congelarse voluntariamente, a mí que me den mi Mediterráneo…)

Bueno, que me distraigo, a lo que íbamos, que los veraneantes empiezan a levantar sus chozas. Todo tranquilidad hasta 1863. En ese año se produce un incidente en Perú entre un terrateniente local y unos trabajadores españoles, que genera un conflicto diplomático. España decide invadir unas islas peruanas y en respuesta solidaria Chile se niega a abastecer a los navíos españoles (quién les iba a decir a chilenos y peruanos que esta fraternidad duraría pocos años).
El caso es que en un acto de estrategia brillante España decide bloquear los puertos chilenos. Imagino que la estrategia se basó en que Chile tiene poca costa. Chile declara la guerra en 1865 y la armada española apenas puede bloquear Coquimbo y Caldera. Este conflicto desembocó en una batalla naval frente a las costas de Papudo el 26 de noviembre, que se saldó con una aplastante victoria chilena.

Batallas aparte, el turismo estival siguió en auge y Fernando Irarrázaval, dueño de los terrenos, decide en 1897 urbanizarlo y vender las tierras. La población se desarrolla rápidamente y en 1927 logra la independencia administrativa.

Hoy nos encontramos con una agradable y tranquila población de pescadores que se multiplica en verano por el turismo. Esta presión turística ha hecho que se genere una polémica en torno al proyecto de crear un puerto para yates en lo que hoy es una playa. No voy a entrar a polemizar, a quien le interese el tema que se informe y tome partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario