viernes, 24 de abril de 2015

Arica

El 25 de abril conmemoramos la fundación de Arica, bueno, la fundación… como suele ocurrir en estos casos Arica estaba habitada desde milenios atrás por poblaciones autóctonas, hasta que llegaron los españoles y decidieron fundar un asentamiento donde ya vivía gente. El 25 de abril de 1541 fue uno de esos casos, y Lucas Martínez Vegaso (o de Begazo) fundó esta ciudad.
Panorámica de Arica
Foto de Heretiq
Pero como decíamos antes la historia de Arica es milenaria. Los changos y los chinchorro la habitaban desde varios miles de años anteriores a la llegada de los españoles. De hecho la cultura chinchorra se caracteriza por un ritual mortuorio en el que momificaban a sus difuntos y de ellos son las momias más antiguas de las que tenemos conocimiento, y el contemporáneo nombre de este pueblo viene de la playa donde se encontraron las primeras momias. Estas momias se calcula que datan de los años 5000 a 2000 antes de Cristo y al menos tenían tres técnicas distintas (momias negras, momias rojas y momias vendadas).

Posteriormente, aproximadamente entre los siglos V y IX fue dominada por los tiwanaku, que fundan una pequeña población en la zona. Luego el poder se fragmentaría y llegarían los aimaras y los incas.

En el año 1510 nació en Trujillo Lucas Martínez, el mismo pueblo del que eran originarios los hermanos Pizarro. Quizás por ello Lucas, con 19 años se embarcó en un viaje al Nuevo Mundo y se unió en Panamá a las huestes de Francisco de Pizarro. Debió de servirle bien, o debía de ser buen amigo suyo puesto que Pizarro le otorgó unas tierras que ocupan las actuales Moquegua, Tacna, Arica, Parinacota y Tarapacá.

El 25 de abril de 1541, como antes mencionábamos funda San Marcos de Arica. San Marcos porque el 25 de abril está consagrado a este santo. Y Arica porque así llamaban los indígenas a estas tierras. El origen del término Arica tiene diferentes teorías. De origen aimara podría ser ari (cerro) acca (vecino); o bien ari (filo) y aka (punta); ari (cerro) e iqui (lugar de dormir) o ari (blanco) ique (padre), donde el padre blanco sería el morro de Arica, o ari (cosa nueva) ca (abertura). También podría venir del nombre de un cacique de la zona mencionado por Pizarro como Ariacca.

En el Valle de Azapa a veinticinco días del mes de abril del año del señor de mill e quinientos e cuarenta e uno el muy magnifico señor Lucas Martínez de Begazo capitán por el ilustre señor marqués don Francisco Pizarro gobernador en estas provincias por su magestad, en cumplimiento del mandamiento del ilustrisimo señor Garci Manuel de Carbajal teniente e capitán por orden de dicho gobernador, andúvo e paseó por esta tierra encomendadas a su merced por gracia de su magestad en el veinte e dos de enero del año del señor de mill queinientos e cuarenta por el señor marqués e se infomó del asiento más conveniente e sin menos perjuicio de los naturales; habiéndolo todo visto según dicho es, dixo que en nombre de su Magestad y del dicho señor gobernador don Francisco Pizarro e en su real nombre fundaba e fundo la dicha villa San Marcos de Arica en tierras de dicho casique mentado; dondúe su señoría manda enzima de la barranca en la costa de la mar e del río del dicho valle; e su merced en el dicho nombre puso la cruz en el sitio que viene señalado para la Iglesia en honor del santo evangelista San Marcos por hoi ser su día, e ansimismo puso picota en la plaza de la dicha villa a trescientas varas castellanas del cerro llamado morro e cuatro e cientos e cincuenta dende la costa al valle lo cual por ser más seguro protege de los vientos del sur el dicho morro e de los indios guaneros de la isla nombrada alacran por ser estos de mucho recelo lo que han siempre acostumbrado, que es alzarse, además de tener numerosas vertientes de buena agua, dixo que hazia e hizo en nombre como es dicho e por posesión, e ansi fecho lo susodicho, su merced mandó pregonar y fue pregonando que los vecinos e otras personas quec tienen solares en los altosi en la chimba que son en número treinta i seis en la dicha villa los pueblen cerquen i edifiquen sus casa en ellos dentro de seis meses cumplidos primeros siguientes so a que el señor governador manda i ansi fue pregonado públicamente por voz de Joán de Silva i Soares pregonero público e se mandó a celebrar la Santa Misa el dicho Padre Fray Diego Manso e su merced lo firmo de su nombre siendo testigos Diego de Miranda, Bartolomé Garci i Pérez regidores e Juan Hernandez de Zavala alcalde, Antonio Gomez de Cáceres, Gonzalo Ortiz de Gaete, Pedro de Torres y Ulloa, el Padre Rodrigo Bravo i el Padre Fray Diego Manso e otros muchas personas que estaban e su merced lo firmo como dicho es.Lucas Martínez de BegazoTodo lo cual que es, pasó ante mi.Alonso de Luque escribano público.Acta de fundación de San marcos de Arica
Lucas tiene buena visión comercial y administra muy bien sus tierras y recursos, y de hecho es uno de los inversores que participa en la conquista de Chile iniciada por Pedro de Valdivia, donde además forma parte su hermano. Y su fortuna se incrementa cuando se descubre plata en minas de su propiedad y en Potosí, lo que le abre el negocio del transporte del metal extraído.

Pero tiene un problema, estalla la guerra civil en Perú y elige el bando perdedor, por lo que es condenado a la cárcel y pierde sus tierras. Nicolás de Ribera intercede por él y es liberado y sus propiedades repuestas. Curiosamente en 1567 se casa con la hija de dicho alcalde, muere a los diez días y a la viuda le queda la herencia. No me diréis que no es todo muy sospechoso…

Pero bueno, olvidemos las conspiraciones y volvamos a Arica. En esa época las minas de Potosí estaban a toda máquina y la plata se embarcaba en San Marcos de Arica, que floreció a la sombra de la plata y ya contaba con 30.000 habitantes, nada desdeñable para la época. Para que os hagáis una idea Madrid fue nombrada capital en 1561 cuando tenía unos 20.000 habitantes y el traslado de la corte hizo que a finales de siglo alcanzase los 60.000 “gatos”.

El agotamiento de las minas de Potosí hace que la ciudad pierda importancia lentamente. Además es hostigada por los piratas y sacudida por terremotos. En 1713 el francés Frezier asegura que arica no es «más que un villaje de unas 150 familias, en su mayor parte, de negros, mulatos é indios; pocos blancos».

En el siglo XIX pasa a formar parte de Perú cuando este se independiza en 1821. El salitre le da una segunda oportunidad a Arica, pero pronto se desarrollan otros puertos en Antofagasta y vuelve a perder pujanza. En 1868 y 1877 es sacudida por sendos terremotos que terminan de diezmar la población.
 
Imagen de Arica en 1868, destruida tras el terremoto y posterior maremoto
Courret Hermanos Fotogs., Lima, Peru.
En 1880 y en el contexto de la Guerra del Pacífico Arica pasa a pertenecer a Chile hasta nuestros días, y eso que en el tratado de Paz con Perú se acordó que a los 10 años se celebraría un pebliscito para decidir el futuro de esta y Tacna, capturadas por el ejército chileno. El gobierno chileno inició una campaña de chilenización de estas ciudades para ganar el plebiscito, pero ni siquiera dieron la oportunidad de perder la votación, lo fueron aplazando y nunca se produjo. Algo similar a lo que hace Marruecos hoy en el Sáhara. Años más tarde Perú y Chile llegarían a un acuerdo por el que devolvía Tacna pero Chile mantenía el control sobre Arica.

En los años 50 del siglo pasado el presidente Carlos Ibáñez del Campo decreta que Arica sea “puerto libre” lo que implicaba un desarrollo industrial, especialmente dedicado al ramo automovilístico. Otras de las áreas económicas significativas de Arica son la agricultura del valle de Azapa, y el turismo atraído por el clima suave y seco (¡menos de 2 mm de lluvia al año!) y por los restos arqueológicos y el comercio favorecido por la conexión con Perú y Bolivia. Uno de los atractivos naturales de la ciudad está nombrado en el acta de fundación y no es otro que el morro de Arica, un característico cerro que la protege del viento.
 
Morro de Arica
Foto de Capablazab
Como suele ser común en los nombres españoles en Chile, empiezan siendo rimbombantes y el pueblo acorta por economía, Santiago del Nuevo Extremo se queda en Santiago, por ejemplo. Igualmente San Marcos de Arica se quedó en Arica, y hoy no lo recordaría nadie excepto los historiadores si no fuese por el club de fútbol de la ciudad que lo ha recuperado y lo ha añadido a su nombre.


En fin, con este resumen felicito a los ariqueños por el 474 cumpleaños oficial de su ciudad. Que lo disfruten.

5 comentarios:

  1. Nunca terminamos de aprender. Muy completo aporte. Debo mencionar si que le llaman la ciudad de la eterna primavera, tiene un mercado y deliciosos zumos. Su iglesia se llama San Marcos, en la plaza. Los ariqueños se quejan que son los olvidados por todos los gobiernos. Es una pena. Deliciosas y enormes son las aceitunas de Azapa. Y bello elblago Chungara en las alturas.saludos Polilla Trujillo sigo con clave perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paula, a ver si encuentras esa contraseña, que llevas semanas sin ella.

      Eliminar
  2. Muy buena la clase de historia, siempre aprendiendo cosas nuevas en este blog.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien blog por siempre aprendiendo cosas nuevas . Gracias por todo .
    Soy de viajes a India

    ResponderEliminar