martes, 15 de julio de 2014

Ropa (5): Traje de baño, banano y calzado

Aprovechando que en España es verano, vamos a ir hablando de la piscina y la playa. Con este calor (hoy prevén 37 grados en Madrid buff) qué mejor que refrescarse con un buen chapuzón. Por cierto, y saliéndonos un momento del tema de la ropa, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, mi mujer me comenta muchas veces de cómo en Chile se tiran un piquero. Esto no es que tirarse de cabeza al agua. La analogía viene de unas aves marítimas parecidas las gaviotas que se lanzan con el pico hacia el mar para comer algún incauto pez cerca de la superficie. En España no se usa este término.
Piqueros de patas azules (Sula nebouxii) por Hans Stieglitz


Me hace gracia que mi mujer, como buena chilena,  usa el término “traje de baño” en lugar de “bañador”. Para la RAE son sinónimos, pero a mí el concepto traje de baño no puede evitar traer a mi mente esas imágenes de principios de siglo, con las casetas en la playa y los bañista vestidos desde el cuello hasta los tobillos.
 
Autor desconocido (c.1910)
Cuando yo era pequeño se puso de moda llevar a la playa un implemento alrededor de la cintura en el que guardar los enseres personales (las llaves, algo de dinero, la documentación…). Por su localización los españoles lo llamamos riñonera. Por su forma en Chile es conocido como banano. Y sigue estando de moda para sorpresa de los españoles. Es una de esas palabras chilenas que ya tengo grabadas en mi vocabulario y ni era consciente de la diferencia, hasta que el amigo Fer, que trabaja en Chile, publicó en su blog esta anécdota que reproduzco parcialmente aquí:
Paseando por la avenida del mar, por la playa entre La serena y Coquimbo, nos encontramos con un curioso anuncio.

Me imaginé en mi mente aquel señor desolado porque se había quedado sin su banano, sin su plátano para la merienda.Pero no, resulta que un banano es lo que se llama una riñonera.

Bueno, ¿y qué calzado usamos en la playa? En España las chanclas (del persa antiguo zanga, pierna) . En Chile usan más el diminutivo chancletas o hawaianas, pero sobre todo, le dicen chalas.

Chala viene chalala según Rodolfo Lenz. En su Diccionario etimológico (1905 – 1910) da amplia cuenta sobre el término:
Chalála, f. I. fam. – sandalia ordinaria plana, de cuero crudo grueso, en forma de la planta del pié, sujetada en cuatro agujeros por dos “corriones” cruzados sobre el pié. || 2. Vulg. ‘ojota’ vieja.
VARIANTES: La palabra se usa a menudo con cierto desprecio, como que se refiere a un objeto de mui poco valor, usado solo por la jente mas pobre; talvez es esta la razón de la mucha variedad de formas usadas.
* chalaila, ECHEVERRÍA 155. chaláina, FERNANDEZ 26. Charáila, ÑUBLE. Las formas chacaya i chacana estarán bajo asimilación a otras voces, como talvez chacanear i chancar.
ETIMOLOJÍA: Ya que se usa tb. chala en el mismo sentido, se puede tratar del diminutivo quechua challalla – hojita seca de maíz. tb. lijero como paja, mui liviano (cp. MIDDENDORF l.c.) La idea seria pues “es calzado liviano como paja”.
Pero mas aceptable me parece la derivacion o a lo ménos contaminacion de cast. chalana – embarcacion menor de fondo plano, proa aguda (o cuadrada segun el Dicc. Marit. Esp.) i popa cuadrada Dicc. Ac.
Esta voz viene probablemente por intermedio del frances chalan i chaland del bizantino chelandion importado en la época de las cruzadas.
Para el cambio de la idea de embarcacion a calzado se pueden encontrar analojías en otras lenguas: p.ej. el aleman Oderkähne – lanchas del río Oder, por zapatos largos (V.p. 858.)

También le llaman condoritos, porque es el calzado predilecto del personaje de cómic. Y la que usan los huasos las llaman ojotas, que en el resto de América no es tan específica del entorno rural y se usa como sinónimo de chancla. Zorobabel Rodríguez nos cuenta en su Diccionario de Chilenismos (1875) el origen de este término:
Parece que es esta palabra de oríjen mejicano-indíjena (uxota.)
Designamos con ella unas como sandalias toscas de cuero sin curtir que usan los peones que trabajan en las chacras i minas.
Las hai de dos especies.
Ojota chacarera es una sandalia que cubre la planta del pié i que se sujeta con unos correoncillos que se hacen pasar cruzados por sobre el empeine i el tobillo.
La ojota minera se asemeja mas al zapato, como que en realidad no es mas que una babucha de cuero crudo, groseramente amoldado al pié.
Bosquejando la fisonomía de la Plaza de Armas de Santiago en 1825, dice don José Zapiola en sus Recuerdos de 30 años:
«De oriente a poniente i a cinco metros de distancia de la pared norte de la plaza, corría una acequia cubierta de loza en toda la extensión de esa cuadra. Toda ella era ocupada por los vendedores de ojotas.
«Allí acudían los que usaban este calzado, que entonces eran muchos, por su bajo precio, un medio real. Las ojotas viejas quedaban donde se compraban, las nuevas, i esta arma arrojadiza suministraba a los muchachos un elemento para empeñar todos los dias festivos esas guerras de ojotas a las que jamas faltamos por la inmediación de nuestra casa al campo de batalla.»
Ya que estamos con el calzado hay dos tipos de zapatos que no conocía. Los bototos son unas botas pesadas que usan los ingenieros de minas y que antiguamente también se usaba en el colegio. De nuevo aparecen en el Diccionario de Zorobabel:
Zapatos grandes i ordinarios que usa la jente pobre. Tal vez de formación caprichosa; tal vez formado de hoto, que en lenguaje de aragoneses significa pellejo para echar vino, aceite u otro licor

José Toribio Medina sugiere en 1928 otro posible origen:
BOTOTO. m. (De boto, romo.) Llámase así al zapato tosco y sobradamente holgado || †† Zapato grande

El otro son las chinitas. Son un tipo de zapato plano, similar al que se usa en China. Que yo sepa –y no soy un experto en calzado, puede que esté equivocado- no se las llaman así en España, sino bailarinas.

Para terminar me gustaría hablar de las calcetas chilotas. En Chile se usa calceta como diminutivo de calcetín, mientras que en España se usa (poco) como diminutivo de calza (es decir media). Hay un tipo específico de calcetas de la isla de Chiloé: Las calcetas chilotas. Para protegerse del frío son muy gruesas, de lana, y para que sean efectivas se ponen sobre los pantalones, para evitar que el frío entre por los bajos de éstos. En un viaje a Suecia mi esposa se sorprendió al ver un tipo de calcetín similar. Problemas idénticos llevan a soluciones parecidas.

Te puede interesar:


Si te gustó el artículo me puedes seguir en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario